Red G9

Los rectores de la Red G9 (todas las Católicas, la de Concepción, Santa María y Austral) tuvieron una reunión con Gabriel Boric de la que salieron con sensaciones positivas, muy distinto al inicio de la relación entre ambos, cuando acusaron un «trato preferente» del gobierno hacia el Consorcio de Universidades del Estado de Chile. El Mandatario manifestó su interés en incorporar una glosa presupuestaria que diferencie en los fondos de desarrollo institucional a las universidades del G9 de otras universidades privadas.

En abril de 2022, el G9, la agrupación que reúne a las universidades que no son del Estado, pero que se consideran públicas, acusaban un “trato preferente” del gobierno hacia las instituciones estatales.

La sensación se acrecentó por las variadas reuniones que las autoridades de gobierno habían ido sosteniendo con el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech) incluso en La Moneda y que ellos no habían logrado con tanta privacidad y complicidad.

En ese contexto, de hecho, comenzaron a solicitar una cita con el Presidente Gabriel Boric que finalmente se dio la tarde de este martes 3 de enero. “Hubo que esperar por más de 9 meses para esta reunión”, dicen desde la interna el G9.

De esta cita participaron el Mandatario, el ministro de Educación, Marco Antonio Ávila; la subsecretaria de Educación Superior, Verónica Figueroa; el presidente de la Red G9 y rector de la U. de Concepción, Carlos Saavedra, y los rectores Ignacio Sánchez (PUC), Cristhian Mellado (UC de la Santísima Concepción), Nelson Vásquez (UC de Valparaíso), Juan Yuz (U. Federico Santa María), Hans Richter (U. Austral), Claudio Rojas (UC del Maule) y Aliro Bórquez (UC de Temuco). Solo faltó Rodrigo Alda (UC del Norte) del G9, por problemas de salud.

En el camino a este encuentro, por distintas vías y en diversos momentos los timoneles de las casas de estudio de esa agrupación hacían público su malestar y se fueron encontrando, por contraparte, con duras respuestas de sus pares estatales. También con palabras de las autoridades que se distanciaban de ellas. Pero nunca habían podido decirle las cosas cara a cara al Mandatario. Hasta ayer.

El desarrollo de la reunión, cuentan conocedores de la misma, fue en muy buenos términos. “No hubo momentos tensos, sí aclaraciones importantes respecto a financiamiento y aporte histórico de nuestras instituciones”, confirman en el entorno del G9, donde grafican que la cita se dio “con guante blanco”.

En esa línea, algunos presentes dicen que vieron a los rectores conformes al poder expresar “detalladamente” el aporte que sus universidades hacen al desarrollo del país, así como que le explicaron al Mandatario que en los últimos años han perdido cuatro glosas de aporte exclusivo a sus instituciones y que el Estado no solo ha abandonado a sus universidades, sino que al conjunto de universidades públicas no estatales, el G9.

“Esta vez fue la primera vez que el Presidente valoró el aporte histórico del G9, que expresó que el sistema no se explica sin el aporte que hacen nuestras universidades”, señala uno de los rectores presentes, quien añade que la subsecretaria Figueroa dialogó en la misma línea, así como también lo hizo el ministro Ávila. “Antes nunca habíamos sentido ese apoyo de parte de este gobierno, esperamos que no solo sea discurso”, dice otro de los presentes, quien suma que “hay un cambio sustancial” en la actitud hacia ellos.

Y es que, según han expuesto en más de una oportunidad, los rectores, según analizan puertas adentro, “hoy hay un discurso más moderado, antes todo era Cuech” en comparación con el primer encuentro con la subsecretaria. “El G9 no existía y hoy es más ecuánime”, añaden.

En efecto, a la salida de la cita Saavedra señaló que este encuentro lo habían solicitado desde hace algunos meses y que lograron compartir con él “la preocupación e interés de que se reconozca este rol histórico (del G9) aportando al desarrollo del sistema universitario en nuestro país y que ese reconocimiento sea en términos constitucionales y que se pueda garantizar el financiamiento necesario para desarrollar las tareas con los niveles de excelencia que han desarrollado nuestras universidades a lo largo de esa historia”.

Además, Saavedra contó que le explicaron “en detalle cómo las universidades del G9, desde la recuperación de la democracia en adelante, hemos venido retrocediendo significativamente en los aportes institucionales provenientes del Estado”. Por eso, en la cita le señalaron que esperan que en el futuro se pueda corregir esta materia y en esto fueron claros: “Si existe una inversión mayor en las universidades estatales, por supuesto que esto también debe ir acompañado en un aumento en las inversiones en nuestras instituciones, dado el arraigo territorial que tienen las universidades que representamos”, aseguró Saavedra.

Cristhian Mellado, rector de la UC de la Santísima Concepción, en tanto, aseguró: “Vemos como bastante positiva la recepción. El Presidente ha entendido muy bien y así lo ha dicho, respecto del reconocimiento que nosotros como universidades hemos hecho al desarrollo de la educación superior”.

Asimismo, el rector Sánchez valoró “muy particularmente el diálogo que se ha dado con el Presidente, el ministro y la subsecretaria para poder atender las realidades que estamos viviendo”.

Respuesta y compromisos

Según señaló el rector Saavedra tras la reunión, en la misma el Presidente les planteó, eso sí, “lo que ya conocíamos desde el gobierno a través del ministro, la subsecretaria y el plan de gobierno: el interés por mantener una preocupación por el desarrollo de las universidades que son de su propiedad, las universidades estatales”.

Pero, a pesar de esto y acorde al rector Mellado, Boric “se comprometió a no tener detrimentos a nuestras universidades del G9 y que, entendiendo su plan de gobierno y al apoyo de las estatales, nosotros como universidades tradicionales sí merecemos tener un trato que nos permita poder seguir desarrollando nuestros proyectos educativos”.

En esa misma línea, Ignacio Sánchez aseguró que el Mandatario dijo que el gobierno “se compromete a mantener los aportes que ha tenido tradicionalmente”. Y añadió: “Le hemos explicado que las instituciones universitarias cuesta mucho construirlas con sus cuerpos académicos, que le hacen un extraordinario aporte al país y que eso requiere recursos. Hay glosas que se han perdido de aportes a las instituciones. El Presidente se comprometió a evaluar cuáles han sido esas glosas y en qué medida podemos recuperar esos aportes”.

“Tuvimos una recepción muy positiva”, resuena una y otra vez entre esos rectores, quienes comentaron en sus entorno que creen que el Presidente entendió “muy bien” el aporte que han hecho a la educación superior, además de valorar especialmente el reconocimiento realizado por el jefe de Estado a la “heterogeneidad” de las instituciones públicas no estatales, así como el compromiso de que no habrá retroceso en los apoyos en materia de recursos.

En la interna del G9 esperan que estas buenas sensaciones tengan algún correlato en el Presupuesto 2024. “Este año ya perdimos”, aseguran.

El Mineduc y una glosa propia para el G9

La subsecretaria Figueroa coincide en el análisis sobre el tono del encuentro: “Fue una muy buena reunión y valoramos el espíritu colaborador de todas las universidades del G9. En esa instancia, presentaron al Presidente sus lineamientos estratégicos, su historia, su rol público y su contribución a la sociedad”, dice. Y añade que las universidades no estatales “se pusieron a disposición para avanzar en aquellos temas en los que convergen con la agenda de gobierno. En ese sentido, también dieron cuenta de sus propuestas y el rol en la discusión de la nueva constitución, entregando al Presidente un documento sobre este tema”.

Los rectores, añade la autoridad, también señalaron que empatizan con las universidades estatales “y comprenden la importancia que el gobierno les asigna en cuanto instituciones del Estado, en especial aquellas que están en zonas extremas y enfrentan situaciones críticas”. Sin embargo, dice Figueroa, “esperan que eso no implique retroceder en la agenda que se debe llevar con las universidades del G9, especialmente por su rol público y su historia, relevando su contribución a la ciencia y la docencia, así como sus estándares de investigación y de calidad”.

Consultada sobre el compromiso de no tener detrimentos con ellas que desde el G9 aseguran hizo el Mandatario, la subsecretaria asevera que el Presidente “manifestó su interés en impulsar una agenda que releve el rol de las universidades del G9, entre ellas, la incorporación de una glosa que diferenciara en los fondos de desarrollo institucional a las universidades del G9 de otras universidades privadas”.

“El Presidente también relevó el rol y la función pública que tienen las universidades del G9, pero también la responsabilidad que tiene el Estado con las universidades estatales, señalando que son nuestras universidades, de propiedad del Estado y eso implica tener un trato preferencial”, agrega.

Con todo, la subsecretaria Figueroa asegura que “las universidades estatales seguirán siendo el foco de nuestra gestión. Ese es un compromiso programático del gobierno y es lo que la ciudadanía nos mandató”.

Fuente: La Tercera, edición del 4 de enero de 2023.

Comparte esta nota