Red G9

Presidente de la Red G9 participa en webinar respecto al rol público de las Instituciones de Educación Superior

El Presidente de la Red G9 y Rector de la Universidad de Concepción, Dr. Carlos Saavedra Rubilar participó del webinar “El rol público de las Instituciones de Educación Superior: diferentes perspectivas desde nuestro sistema”, instancia organizada por la Fundación AEQUALIS con el objetivo de contribuir a un debate sobre esta temática que es crucial en el contexto de los acuerdos transversales que se deben lograr respecto de nuestra próxima carta fundamental.

Revive el webinar aquí.

Este miércoles 14 de septiembre la Fundación AEQUALIS convocó en un diálogo amplio a la Rectora de la Universidad Tecnológica Metropolitana, Marisol Durán,  directora del Consorcio de Universidades de Estado (CUECh); el Rector de DUOC UC, Carlos Díaz, Presidente de Vertebral; el Rector de la Universidad Finis Terrae, Cristián Nazer, Presidente de la Corporación de Universidades Privadas (CUP) y el Rector de la Universidad de Concepción, Carlos Saavedra, Presidente de la Red de Universidades Públicas no Estatales G9.

El panel, moderado por Alejandra Contreras, directora de la fundación, contó también con la presentación del invitado internacional Dante J. Salto, Ph.D., Profesor Asistente de Educación Superior de la Universidad de Wisconsin- Milwaukee, quien expuso respecto de sus investigaciones y estudios del rol del estado y la educación superior.

Sistema de Educación Superior de provisión mixta

El Presidente del G9, Rector Carlos Saavedra, inició su intervención comentando los elementos que han caracterizado históricamente al sistema de educación superior nacional, destacando el origen del Consejo de Rectores, donde estaban presentes desde el inicio las universidades públicas tradicionales del G9, otorgando una perspectiva del sistema universitario chileno a partir de la contribución de las universidades de carácter estatal y de carácter público no estatal. Respecto al origen de las instituciones G9, el Rector Saavedra comentó que “en la mayor parte son proyectos que provienen de la sociedad para dar respuesta a necesidades y aspiraciones de educación superior universitaria en las distintas regiones de nuestro país. Entonces, desde esta perspectiva, la Red G9 actualmente cumple esta función pública distribuida en nuestro país. Estamos presentes en 11 regiones, en 20 ciudades y, por supuesto, nuestras instituciones han sido funcionales al desarrollo de la educación pública universitaria. Por supuesto, acompañando al estado al cumplimiento de los fines que le son propios y en colaboración con las instituciones estatales en cada una de las regiones que nos encontramos”.

Universidades G9 al servicio del país

Tal como se ha planteado en diversas instancias de diálogo con el gobierno, el parlamento y la Convención Constitucional, las Universidades Públicas agrupadas en el G9 han sido pieza clave en la democratización de la educación superior siendo parte de esta expansión del sistema. La matrícula total de pregrado de las Universidades G9 en el 2021 es de más de 160.000 estudiantes, lo que representa el 42% de la matrícula total de pregrado de las Universidades del Consejo de Rectores. Respecto de la matrícula de posgrado, al 2021, las Universidades G9 representan el 44% de la matrícula total de posgrado de las Universidades del Consejo de Rectores.

En cuanto a elementos de inclusión, el 45% de los estudiantes matriculados vía PACE en Universidades del Consejo de Rectores, el 2022, fueron acogidos por Universidades G9.

Las instituciones de la red han realizado esfuerzos por ir dando respuesta a los diferentes desafíos en términos de calidad y excelencia que se imponen desde el sistema y también su propia autorregulación. Es así como el promedio actual de acreditación de todas nuestras universidades es de seis años y todas las universidades G9 tienen acreditadas las áreas de investigación y vinculación con el medio. “Y por supuesto que nuestras instituciones han sido protagonistas de las grandes discusiones científicas, políticas, artísticas, en los distintos ámbitos del quehacer nacional”, agregó el Rector Carlos Saavedra.

Sentido de lo público

El Rector de la Universidad de Concepción hizo énfasis en el sentido de lo público como elemento orientador de la discusión. De esta forma, planteó diversas perspectivas de este concepto como el sentido económico, de bien público; el aporte hacia la esfera de lo público; la concepción tradicional de la naturaleza jurídica y propiedad de las instituciones; el acceso y sentido de expansión del sistema de educación superior, y finalmente la dimensión emancipadora que tiene la educación en un proyecto político democrático.

“Lo que debiese darse en esta discusión, para avanzar en nuestro país y no quedarnos en esta retórica permanente de desencuentro, es que el estado debiese ser quien asegure que el prestador, independiente de su naturaleza jurídica, actúe bajo un estándar público definido, por supuesto aportando desde las instituciones de educación superior. Entendemos que esto se justifica cuando se define que la necesidad que debe satisfacer dicho prestador es de tipo fundamental y se debe encontrar amparada constitucionalmente, eso es lo que buscamos en el proceso constitucional que estamos cerrando y que nos aprontamos a iniciar una nueva etapa”, afirmó el Presidente del G9.

Reflexiones finales

A modo de reflexiones finales, el Rector Carlos Saavedra fue enfático en señalar que las instituciones de educación superior agrupadas en la Red G9 trabajan en forma colaborativa y asociativa en las regiones “para avanzar en cada uno de los problemas que tenemos en los territorios. Lo único que nos permite resolver y dar solución a estas problemáticas es la colaboración”.

Respecto a los nudos del sistema de educación superior, el Presidente del G9 comentó que tienen directa relación con el periodo que estamos viviendo. “Estamos viviendo una transición desde la Ley de Educación Superior del año 1980 a la Ley de Educación Superior del año 2018 donde pasamos de un sistema totalmente desregulado y competitivo a un sistema regulado en términos esenciales: el número de vacantes, los costos de los aranceles para las instituciones que reciben el aporte del estado para el financiamiento de sus estudiantes denominado gratuidad. Desde esa perspectiva, en este periodo, nuestra aspiración es que se refleje lo mismo que ya se reflejó en la reforma constitucional del 71 a la constitución del 25, que era el reconocimiento a las instituciones del G9 con igualdad de trato en términos de financiamiento y bajo el estándar de lo público”.

Comunicaciones Red G9.

Comparte esta nota