Red G9

Universidades al servicio de Chile, sus habitantes y territorios

Columna de opinión del Rector Diego Durán, de la Universidad Católica del Maule y director de la Red de Universidades Públicas no Estatales G9, publicada en La Tercera.com el 13 de octubre.

La participación social es uno de los pilares que como sociedad debemos garantizar en Chile. Las universidades, por su carácter público, tienen la tarea diaria de involucrarse con las realidades de sus territorios, sus habitantes y sus organizaciones; buscando poner todas sus capacidades al servicio de sus necesidades de manera de servir y aportar al bien común.PUBLICIDADSon cientos las experiencias solidarias, de articulación territorial, de capacitación que ofrecen las universidades del G9 para aportar al desarrollo de sus habitantes y territorios. Acciones de salud mental, inclusión, equidad de género, deporte y recreación o de carácter espiritual, patrimonial o cultural, entre muchas otras. Todas estas actividades que generan una unión virtuosa entre los territorios, sus habitantes y nuestras instituciones, se denominan actividades de vinculación bidireccional, las mismas que vienen a enriquecer la mirada académica de formación y de investigación tan necesaria para la generación de conocimiento nuevo pertinente.

En ese sentido, la plataforma de participación, colaboración y diálogo ciudadano “Tenemos que Hablar de Chile” de la UC, ha servido como una invitación al diálogo permanente al servicio de construir una mirada de futuro de un país para todos y todas. Entre abril y noviembre de 2020 participaron más de 100 mil personas en consultas ciudadanas, conversaciones digitales y “Chile a Escala” que intencionadamente buscó reflejar la diversidad de la sociedad chilena.

En la población Alerce de Puerto Montt, el Centro de Salud La Colina de la UACh y el municipio, entrega atención gratuita en las áreas de Fonoaudiología, Otorrinolaringología y Oftalmología, con la finalidad de contribuir a mejorar el poco acceso de salud especializada en la comuna.  Esta misma acción motivó a la UCM para comprometer sus esfuerzos en la formación de especialistas médicos con el apoyo del Gobierno Regional y el Servicio de Salud en el programa Becas Maule.

En el relacionamiento con la educación secundaria, una iniciativa destacada es el “Programa de Apoyo para el Fortalecimiento de Liceos Técnicos en Acuicultura”, desarrollado por el Centro INCAR, de la UdeC, ha formado una red que abarca establecimientos pertenecientes a las regiones de Biobío, Los Lagos, Aysén y Magallanes, teniendo como propósito fomentar la educación científica y promover la acuicultura sustentable.

El marco de los principios de Actuación Ética y Respeto y Valoración por la Diversidad de nuestros planteles también se ve reflejado en la Región de Antofagasta, de la mano de la UCN y sus facultades de Economía y Administración, Humanidades y la Dirección de Pastoral, que han focalizado parte de sus investigaciones y ayuda en los habitantes de campamentos y los aproximadamente 100 mil inmigrantes que suma ese territorio. Destacan también el programa de investigación sobre la participación de las mujeres en la agricultura familiar campesina de la región de La Araucanía que lleva adelante desde el 2015 la UC Temuco, y el beneficio que genera el desarrollo de viviendas dignas y sustentables -con uso de energías renovables y de bajo costo para personas en riesgo social- en sectores vulnerables que gestiona la USM en “Casa Fenix” desde su Departamento de Arquitectura.

Otro ejemplo, es el Programa de Acción Social de la PUCV, el que junto a la Corporación La Matriz desde el 2013 a la fecha ha permitido aportar al desarrollo de sectores vulnerables de Valparaíso, a través de la participación activa de profesores y estudiantes, promoviendo la recuperación urbana, social, ambiental y económica del Barrio Puerto.

Desde el Núcleo Científico Tecnológico para el Desarrollo Costero Sustentable de la UCSC, académicos y estudiantes de distintas disciplinas, realizan programas que co-crean junto a comunidades de la región, levantando en conjunto las necesidades y las alternativas de solución, poniendo el conocimiento al servicio de la comunidad.

Estas y otras acciones son las que inspiran a las instituciones que integran la Red G9, un sentido colectivo en la búsqueda de aportar a la construcción de un mejor país, desde la riqueza de sus territorios.

Comparte esta nota