Red G9

Educar en tempos complejos: El compromiso de los nuevos profesionales graduados en la UCN Coquimbo

Acompañados de sus familias una nueva generación de Profesoras y Profesores de Filosofía y Religión se graduaron con el Sello UCN

A la ceremonia, que se llevó a cabo en el Campus Guayacán de la Universidad Católica del Norte, en Coquimbo, por primera vez desde que comenzó la pandemia por Covid-19 pudieron asistir familiares e invitados de los cinco graduados, docentes del Departamento y autoridades académicas, respetando el aforo y los protocolos de salud implementados por esta casa de estudios durante la contingencia sanitaria.

Cabe destacar que la carrera de Pedagogía en Filosofía y Religión se encuentra acreditada por 5 años por el Consejo Nacional De Educación.  La decisión del Consejo Nacional de Educación consideró, entre otras fortalezas, el perfil de egreso actualizado, en coherencia con la Ley 20903, que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente.

“Tenemos una larga tarea en este nuevo contexto”

Una vocación social sólida, junto a los valores que adquirieron durante sus años como estudiantes, es lo que se llevan las y los jóvenes que recibieron oficialmente el diploma que los acredita como titulados y graduados de la Carrera de Pedagogía en Filosofía y Religión, del Departamento de Teología de la Universidad Católica del Norte (UCN), Sede Coquimbo.

Roberto Venegas, en nombre de sus compañeros comentó que ingresó a la universidad en el año 2011, pero por diversas situaciones tuvo que congelar, para finalmente culminar su proceso formativo en el año 2019. “No tan solo conocí estudiantes, sino a docentes y a muchas personas que trabajan silenciosamente en el campus. Uno va entendiendo el compromiso que se adquiere al ser un profesional de la UCN, llevando este símbolo en todas las experiencias que se van transmitiendo a estudiantes y a colegas también”, apuntó.

Igualmente se expresó Catalina La Paz, otra de las egresadas, quien destacó lo difícil de terminar en contextos de estallido social y pandemia. “Como educadores tenemos una larga tarea en este nuevo contexto, donde sabemos lo importante que es nuestra labor. Solo queda seguir en lo que estamos, con la misión de educar a los ojos del futuro como dijo nuestro compañero en el discurso y también disfrutar de un momento tan importante para nosotros y nuestras familias, porque nos demoramos un año y siete meses para llegar hasta este día, después de defender la tesis”.

José Olivares Olivares, Mejor Alumno de esta promoción, manifestó que la universidad le deja una gran vinculación con diferentes áreas, además de las clases.

“Son muchos valores los que me llevo, porque no es solo venir a educarnos en una carrera específica, sino que también hay otras cosas que son transversales a nuestra formación profesional como los voluntariados, intercambios, tutorías. Ahora estoy trabajando en un liceo municipal de la comuna de Canela, lugar donde crecí y me gusta desempeñarme como profesor de Filosofía y Religión”, acotó.

Finalmente Ayleen León Sazo, quien ingresó a la carrera cuando su hijo tenía apenas unos meses de vida, comentó cómo se fue enamorando de la carrera con los años, y logró desarrollar habilidades que antes no tenía.

“Ahora soy una profesional, lo que era mi objetivo y lo mejor de todo es que me llevo hermosos recuerdos de toda la experiencia de vida universitaria, el deporte, el cariño, los grupos que formé, los profesores, por eso me siento muy satisfecha y agradecida con la universidad”, dijo.

Apoyo definitivo

Representantes de la Vicerrectoría de Sede, así como los académicos y académicas del Departamento de Teología quisieron acompañar a los recién egresados y egresadas, entregándoles mensajes de apoyo por ser a partir de ahora, embajadores de la universidad en el ámbito educativo.

La Vicerrectora de Sede, Dra. Elvira Badilla Poblete, comentó que ser “un profesional de la UCN implica haber sorteado con éxito los altos estándares que su formación académica demandó; significa ser responsables con su entorno y retribuir a la sociedad con los talentos que han sido beneficiados”.

Por su parte Francisco Correa Schnake, director del Departamento de Teología de la UCN Sede Coquimbo señaló que finalizar este largo proceso formativo no estuvo exento de dificultades o tristezas, pero también les otorgó alegrías y logros.

“No olviden que su vida universitaria se dio en el contexto particular de esta región; y no quiero recordarlo como simple situación geográfica, sino como referencia al déficit de docentes, que nos desafía a ampliar los esfuerzos por formar personas, capaces de enfrentar los nuevos desafíos”, puntualizó.

Fuente: Noticias UCN.

Comparte esta nota