Red G9

En ciclo de conferencias coorganizado por la UCN, un panel de analistas, dentro de los que se encuentra un exministro de Hacienda, deliberaron los alcances respecto a la tributación del sector y otros temas.

“Minería y Tributación: cimentando una discusión informada”, se denomina el ciclo de conferencias de análisis y debates en la antesala de la reforma constitucional, organizado por el Instituto de Políticas Públicas (IPP) de la Universidad Católica del Norte (UCN), la Escuela de Gobierno UC, la Facultad de Economía y Administración de la Universidad de Chile, el Centro de Políticas Públicas UC, y el Centro de Estudios Tributarios de la Universidad de Chile.

La instancia busca analizar el presente de la minería nacional y los posibles escenarios futuros que deberá sortear,  como mayor demanda internacional y también el compromiso con un trabajo comprometido con el medio ambiente.

La primera conferencia del ciclo contó con un panel de expertos, entre los que se encontraba el exministro de Hacienda, Rodrigo Valdés; la ministra del Tribunal de la Libre Competencia Andrea Butlemann; la doctora en Ciencias Ambientales, Marcela Angulo; y el director del IPP de la UCN, Cristián Rodríguez.

También participó el Rector de la UCN, Dr. Rodrigo Alda Varas, quien dijo en la oportunidad que “minería y tributación es un sugerente título para una discusión apasionante y muy fundamental de cara a la reforma tributaria. Felicito este encuentro, porque para nosotros como universidad es fundamental contribuir a este debate; además, el plus académico es algo que la ciudadanía necesita”.

Royalty

La propuesta del nuevo royalty para el cobre y el litio que ya fue aprobada por la Cámara de Diputados, establece un mecanismo en que la carga tributaria aumenta en razón del precio anual de la libra de cobre, con tasas marginales que van aumentando al 15% cuando el precio supera US$ 2 la libra y 75% cuando la libra se ubica en US$ 4.

En este ítem, quien fuese ministro de Hacienda durante el segundo periodo de la ex Presidenta Michelle Bachelet, Rodrigo Valdés, advirtió que esto “debe ser bueno para tiempos buenos y también para tiempos malos, no solo para tiempos buenos. El proyecto ha sido excesivo, no se puede ser seis veces más de lo que cobra (el Estado de)  Australia. Está descuadrado de los parámetros básicos. Un porcentaje altísimo de la minería queda bajo el agua”.

Por su parte, la doctora de la Universidad de Chicago y ministra del Tribunal de la Libre Competencia, Andrea Butlemann, dijo que estas reformas no se pueden hacer de forma tan exabrupta, proponiendo que lo mejor fuera una transición a un pago más justo.

“Si este royalty que se propone partiera junto con una minería que inicia desde cero no habría problema, podríamos poner un royalty relativamente alto a las ventas, y los yacimientos más caros de explotar no se explotarían. Pero dejar yacimientos en explotación con rentas negativas es complicado”.

Mayor demanda

El advenimiento de vehículos eléctricos hace que mayores expectativas se generen en torno a materias primas como el cobre y el litio. Por ello, la doctora en Ciencias Ambientales y directora de la Unidad de la Universidad de Concepción en Santiago, Marcela Angulo, enumeró los desafíos en generar una minería sustentable. “En esto hay factores muy relevantes como el hidrógeno verde. El gran desafío de la minería es hacerse cargo de lo que se denomina ‘aguas arribas’, es decir de los residuos. Acá tenemos una gran oportunidad con desafíos de aquí a 30 años; como reprocesamiento o uso de relaves”.

En tanto, el director del IPP UCN, Cristián Rodríguez, destacó los cambios que han generado en la comuna de Antofagasta los altos ciclos del cobre.

“Hasta los 90, antes del súper ciclo, un 34% de su población vivía bajo la pobreza. En 2005 comienzan inversiones con miras a sostener las proyecciones y el crecimiento del PIB regional representó el 10% del PIB del país. Hubo demanda de comercio, servicios, empleo, estimula la migración, aumento en remuneraciones; pero también el aumento del costo de vida en la región. Antofagasta aumentó su dependencia, pero debilitó su encadenamiento productivo”.

Fuente: Noticias UCN.

Comparte esta nota