Red G9

Rector saliente, Jorge Tabilo Álvarez, agradeció a la comunidad universitaria por el apoyo durante su gestión.

Los desafíos de la Universidad Católica del Norte (UCN) en el nuevo contexto nacional y mundial, así como el enfoque que tendrá su gestión, marcaron el mensaje del Rector Dr. Rodrigo Alda Varas al asumir el cargo por el periodo comprendido entre marzo de 2021 y marzo de 2025.

En una jornada marcada por el simbolismo y encabezada por el Gran Canciller de la UCN, el Arzobispo de Antofagasta, Monseñor Ignacio Ducasse Medina, el Secretario General de la UCN, Dr. Fernando Orellana Torres, dio lectura del documento emitido por la Congregación de la Educación Católica de la Santa Sede, así como al Decreto de la Gran Cancillería, mediante los cuales se nombró al nuevo Rector.

En la ocasión, el Dr. Rodrigo Alda expresó su Profesión de Fe ante el Gran Canciller, para luego prestar el juramento de rigor que se demanda al asumir el cargo.

En la ceremonia, desarrollada en formato online debido a las disposiciones sanitarias por la pandemia, también asumieron sus cargos los nuevos Vicerrectores y Vicerrectoras. El evento fue seguido por la comunidad universitaria en Antofagasta, Coquimbo, San Pedro de Atacama y en todo el mundo a través de las plataformas institucionales.

Previo a la asunción tuvo lugar una misa oficiada por Monseñor Ignacio Ducasse, quien en su homilía destacó expresiones de alegría y gratitud, para dar gracias al Señor “por la existencia de nuestra apreciada comunidad de la Universidad Católica del Norte. Él, el Señor, ha permitido el nacimiento de esta obra que, a lo largo de tantos años, ha realizado un bien enorme a miles y miles de personas, especialmente a quienes son la razón de ser de nuestra Universidad: sus queridos estudiantes, venidos de tantas ciudades de nuestro país y también del extranjero, compartiendo entre nosotros parte de sus vidas, como también forjando su porvenir en los estudios y en la rica experiencia que brinda esta casa de estudios universitarios”.

Durante la jornada, el Secretario General de la UCN, Fernando Orellana Torres, dio lectura al decreto que nombra a los Vicerrectores y Vicerrectoras que asumen sus funciones a partir de este jueves 11 de marzo. Ellos son el Vicerrector Académico, Nelson Fernández Vergara; el Vicerrector de Investigación y Desarrollo Tecnológico, Rodrigo Sfeir Yazigi; la Vicerrectora de Asuntos Económicos y Administrativos, Ingrid Álvarez Arzic; y la Vicerrectora de Sede Coquimbo, Elvira Badilla Poblete.

Desafíos

Al asumir el cargo, el Dr. Rodrigo Alda agradeció a Dios, por su guía y por las bendiciones concedidas, y pidió su compañía ante el nuevo desafío: “Asumo este llamado con humildad y con el compromiso de un trabajo colaborativo e impulsado por el anhelo de hacer más grande, compleja e inclusiva a nuestra UCN, para lo cual les pido e invito a que juntos avancemos para construir la Universidad que queremos, y que desde allí aportemos al bienestar y desarrollo de los territorios y las personas de Antofagasta, Coquimbo y de todo el país”.

Agregó que el nuevo equipo está impregnado en esa convicción, e inspirado en que su quehacer debe considerar siempre los conceptos de humildad, respeto y responsabilidad.

“Somos herederos de diferentes actores de la Comunidad UCN”, dijo, junto con recordar y mencionar a personas que desde distintas áreas y tareas dedicaron y dedican gran parte de su vida, inteligencia y esfuerzos a la Universidad.

Puso de relieve el actual contexto que enfrenta el país, con la emergencia sanitaria de COVID-19, “la que representa un antes y un después para la humanidad y que no solo se llevó vidas valiosas, sino también arrasó con prácticas y comportamientos arraigados que identificábamos como normales. No obstante, también significó un reinventarnos, como siempre lo ha hecho la humanidad”.

Se refirió, además, al estallido social, cuyos efectos aún se perciben, porque muchas de las problemáticas planteadas desde entonces siguen sin solución. “Este momento, por difícil que sea, debemos observarlo como una oportunidad, lo que implica algo profundamente estimulante: todas las instituciones, la nuestra incluida, deben estar dispuestas a reinventarse y a cuestionar, sin distinción, los modelos y paradigmas que hasta la fecha hemos utilizado. Es absolutamente urgente y necesario hacer frente al desafío de repensar colectivamente la organización, sus procesos, estructuras y nuevas relaciones, determinado todo ello por los avances tecnológicos y transformaciones sociales y culturales”, enfatizó.

La autoridad añadió que todas estas transformaciones provocan estados de ánimo impregnados de temor e incertidumbre, pero que “con fe y sabiduría seremos capaces de surfear estas olas gigantes, para hacernos más fuertes”.

El Dr. Alda resaltó principios esenciales y orientadores, también analizados por el Papa Francisco. Uno de ellos, el principio de la interdependencia planetaria y del destino común de todos los pueblos de la Tierra, donde el llamado de la Iglesia es a acompañar a la humanidad en todos sus procesos, por duros o prolongados que sean, y a difundir un nuevo modelo respecto al ser humano, a la vida, a la sociedad y a las relaciones con la naturaleza.

“En la UCN, como entidad católica, ello debe reflejarse en que todos los elementos estén apuntando hacia la dignidad humana, precisamente uno de los reclamos más sensibles de la sociedad. Proclamar la palabra es seducir y transformar, y la Universidad ha de ser una escuela para el diálogo y la reflexión, algo en lo que debemos colaborar decisivamente por el bien de Chile”.

Citó la Encíclica “Fratelli tutti” del Papa Francisco, que invita a un amor que debe ir más allá de las barreras de la geografía y del espacio, donde el Santo Padre reconoce que entre las causas más importantes de la crisis del mundo moderno está una conciencia humana anestesiada y un alejamiento de los valores religiosos, además del predominio del individualismo y de las filosofías materialistas que divinizan al hombre y ponen los valores mundanos y materiales en el lugar de los principios supremos y trascendentes.

El Rector se refirió a las fortalezas de la UCN, destacando el ser una institución de excelentes relaciones humanas, donde sus funcionarios recomiendan trabajar en ella y sus estudiantes volverían a postular. Asimismo, abordó las brechas, demandas y avances por mejorar, entre los que se incluyen la identidad, pertenencia, posicionamiento nacional e internacional, actualización de la oferta de carreras, avances en virtualidad, docencia de pregrado y postgrado, y la implementación del Proyecto Educativo Institucional.      

Mencionó los objetivos y otros aspectos relacionados con la comunidad y el territorio. “Debemos ser capaces de generar una producción científica acorde a los años de Acreditación Institucional, junto con mejorar indicadores en número de publicaciones, adjudicación de proyectos Fondecyt e incorporación de postdoctorados con financiamiento estatal. La comunidad reconoce que la investigación es el aspecto de mayor relevancia para alcanzar una posición de liderazgo y excelencia a la que debemos aspirar, bajo un sello asociado a los valores del Humanismo Cristiano, es decir, con respeto, honestidad, confianza y responsabilidad”.

Añadió que se continuará el trabajo para la Acreditación Institucional de manera articulada con el Plan de Desarrollo Estratégico, en un contexto de cambios derivados de la nueva Ley de Educación Superior, y pronto entrando de lleno al debate de una nueva Constitución. “Hay mucho por hacer, y esto debemos entenderlo incluso más allá de formar mujeres y hombres de bien y profesionales. Contribuyamos para que nuestras regiones de Coquimbo y Antofagasta, el Norte en general y todo el país, avancen hacia el desarrollo inclusivo e integral que Chile y el mundo demandan y necesitan, lo que será posible si colaboramos fortaleciendo la confianza, mediante el compromiso, la fe y el diálogo democrático”.

Finalizó invitando a trabajar juntos en esta nueva etapa y en el camino iniciado. “Digámoslo fuerte: Somos la Comunidad UCN, que Dios y la Virgen nos iluminen y acompañen”, enfatizó.

Agradecimientos

En tanto, al dejar el gobierno universitario luego de ocho años, el Rector Jorge Tabilo Álvarez agradeció el apoyo recibido de parte de toda la Comunidad Universitaria, “sin el cual hubiese sido imposible enfrentar las dificultades y diferentes situaciones complejas que han afectado a nuestro país durante los últimos años”.

Se refirió a las temáticas sociales, de género y la crisis sanitaria, así como la implementación de la nueva Ley de Educación Superior, procesos de gran impacto que fueron abordados en la institución con un gran respaldo de la Comunidad UCN.

Asimismo, destacó algunos resultados desarrollados en su periodo, como el avance en el ámbito de las publicaciones indexadas, por sobre las 500 publicaciones WOS; así como la adjudicación de importantes proyectos de investigación en ciencia fundamental y aplicada; la instalación de los proyectos Ingeniería 2030 y Ciencia 2030; y el aumento de la oferta de postgrado, donde incluso existen al menos dos proyectos para la creación de nuevos doctorados, cuya implementación resulta indispensable para el próximo proceso de Acreditación Institucional.

“En este periodo también se avanzó en la actualización del Proyecto Educativo Institucional y en la incorporación de nuevas funciones en el quehacer universitario, como son los casos de la Coordinación General de Desarrollo Estratégico y Calidad, de la Dirección General de Vinculación con el Medio, y de la Dirección de Género, unidad esta última cuya creación fue acompañada por una institucionalidad donde se incluyen políticas de género e inclusión, y la aprobación del Protocolo de Prevención, Sanción y Reparación frente a Casos de Violencia de Género”, enfatizó.

Fuente: Noticias UCN.

Comparte esta nota