Red G9

Postgrado e impacto del COVID-19: Cómo y por qué la UACh presenta alentadoras proyecciones

La flexibilidad es uno de los principales factores para lograr conciliar la calidad que caracteriza a los programas de postgrado de la Universidad Austral de Chile con las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus.

postgrados uach

De acuerdo con la Dirección de Estudios de Postgrado de la UACh, la conectividad de las y los estudiantes de este ciclo formativo supera el 80%, por lo que desde que llegó el virus a Chile los esfuerzos se han concentrado en otros aspectos, volcándose a la docencia remota en aquellos cursos que pueden realizarse bajo esta modalidad.

Así lo explica el Dr. Rodrigo Browne, Director de Estudios de Postgrado, quien señala que se han tomado medidas como la adaptación de actividades presenciales, se las ha pospuesto para cuando sea seguro realizarlas o bien se ha optado por estrictas condiciones sanitarias y curriculares para llevarlas a cabo en plazos razonables.

Docencia

“Existen distintos tipos de actividades y cursos, por lo tanto, no hay una solución única en cómo se ha logrado adaptar a seguir con la formación en una modalidad no presencial”, asegura el Director de la Escuela de Graduados de la Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Dr. Enrique Suárez.

En el caso de Ingeniería, se han adaptado cursos mediante simulaciones, videos y otros recursos, además de adaptaciones pedagógicas específicas, detalla Suárez, quuien asegura que los esfuerzos han sido importantes y que “estudiantes y profesores han puesto lo mejor de cada uno”. “No es lo ideal”, dice su par de la Facultad de Ciencias Veterinarias, Dr. Gabriel Morán, respecto de la docencia telemática, aunque sostiene que bajo estas circunstancias ha sido muy útil.

En la Facultad de Ciencias, en tanto, el Director de la Escuela de Graduados, Dr. Luis Pardo, agrega que para el segundo semestre se realiza una consulta a las y los estudiantes, con el fin de corregir falencias y mejorar los cursos, y que las actividades prácticas están pospuestas, al menos hasta noviembre, a la espera de que la situación sanitaria permita llevarlas a cabo con seguridad.

“Es el punto más complejo de solucionar en la actual contingencia”, reconoce. Por ello, solicitaron a cada docente responsable de cursos con prácticos o terreno un plan de contingencia para realizar, cuando se pueda, estas actividades “sin arriesgar la salud de nuestros estudiantes y académicos”.

Pese al impacto del confinamiento, desde la Facultad de Ciencias destacan que a la fecha han realizado una cantidad de actos académicos como exámenes de grado y de calificación, así como defensas privadas de doctorado, superando en número a la cifra registrada en 2019 en la misma fecha: “Muestra el compromiso de todos por seguir adelante con nuestras responsabilidades a pesar de las adversidades impuestas por la pandemia, lo cual nos tiene muy orgullosos”.

En la Sede Puerto Montt también se han realizado las clases en un 100% en línea. “Se ha logrado el avance adecuado y los objetivos establecidos, ya que hemos realizados clases online, discusión de literatura, trabajo práctico de análisis o discusión y presentación de seminarios”, dice la Dra. Marcela Astorga.

“Algo más difícil y complejo” han sido actividades de laboratorio o trabajo práctico de tesis, sostiene la Directora de la Escuela de la Sede Puerto Montt: “Se ha analizado caso a caso y mediante todas las medidas sanitarias de seguridad algunos estudiantes han realizado estadías cortas en los laboratorios para el desarrollo de un experimento o la obtención de datos”.

En la Facultad de Ciencias Veterinarias se están reabriendo algunos laboratorios, aunque con estricto apego a los protocolos establecidos por la autoridad sanitaria y la propia Universidad. El Dr. Morán recalca que esto es para estudiantes en proceso de tesis y académicos(as) que mantienen compromisos con proyectos de investigación.

Contribuciones en torno a la pandemia

Un esfuerzo importante es el que están realizando distintos académicos(as), investigadores(as) y estudiantes de doctorado, a propósito del coronavirus y los desafíos que éste presenta. “Es de público conocimiento el trabajo que, desde nuestra casa de estudios, se está haciendo para aportar a la discusión y a la eventual solución de esta pandemia”, dice el Director de Estudios de Postgrado.

En Ciencias Veterinarias, dos académicos han adjudicado proyectos de investigación relacionados con el COVID-19, equipos en los que también colaboran postgraduados de esa Facultad. En la Facultad de Ciencias, en tanto, estudiantes de los 3 programas de doctorado que allí se imparten, están trabajando en distintos laboratorios analizando las muestras de exámenes de PCR y realizando testeos masivos.

Otras iniciativas de investigación y desarrollo han emprendido en la Facultad de Ciencias de la Ingeniería, contribuyendo en la búsqueda de soluciones a los nuevos problemas que la pandemia plantea. El Dr. Enrique Suárez cuenta que estudiantes de postgrado y también de pregrado, han estado involucrados, pero no vinculados a un programa en específico ya que “son actividades transversales en la Facultad”.

“El mejor ejemplo de lo anterior es el trabajo que se realiza en el Laboratorio LeufüLab con el Dr. Guillaume Serandour, quien es profesor del Magíster en Ingeniería Mecánica y Materiales”, indica el Director de la Escuela de Graduados de la Facultad.

¿Cambios en el postgrado?

Entre otras, una de las preguntas que inevitablemente surgen ante la pandemia por coronavirus es aquella que nos interpela sobre el futuro de la educación. Lo cierto es que es poco probable que cuando se retome cierta vida y rutinas cotidianas, las actividades educativas se mantengan sin alteraciones. ¿Cómo cambiará en el postgrado?

“Es probable que algunas nuevas prácticas que estamos implementando, y que han dado buenos resultados, se mantengan en el futuro”, plantea Enrique Suárez, quien indica que no se trata de haber transformado la docencia presencial en una no presencial, pues ello requeriría el completo rediseño de un programa de postgrado.

De hecho, insiste en que para una innovación de tipo no presencial “se debe pensar el programa desde un principio en esa modalidad”.

Desde Puerto Montt, la Dra. Marcela Astorga cuenta que se ha estudiado la posibilidad de mantener algunas actividades a cargo de profesores externos en modalidad online y en un eventual programa semipresencial, orientado a estudiantes latinoamericanos, que contemple estadías de un menor tiempo en Chile. Advierte, sin embargo, que es necesario continuar evaluando en forma colectiva estas alternativas.

Y en la Facultad de Ciencias, el Dr. Luis Pardo enfatiza: “La educación a distancia será parte del futuro de nuestros programas, principalmente en la modalidad mixta”. Y adelanta que se están suscribiendo acuerdos con distintas universidades con doctorados en el área de las ciencias acuáticas que permitirá acceder a una amplia cartera de cursos en línea.

“Esto aparece como una oportunidad, ya que nuestros estudiantes podrían aprovechar cursos en Antofagasta, Concepción o Puerto Montt sin los costos de desplazamiento y alojamiento”, argumenta, y añade que, de resultar exitoso, el modelo podría replicarse en otras áreas.

Con todo, el Dr. Rodrigo Browne sostiene que, sin la intención de dejar de ser una Universidad de tradición eminentemente presencial, “hemos entendido que dicho fenómeno de contingencia se puede tornar en una oportunidad para la evolución de la docencia de postgrado” a través de la propuesta y desarrollo, en el mediano plazo, de alternativas semipresenciales o directamente remotas.

“Esta propuesta debe pasar, sin duda, por las consideraciones y aprobaciones de los aparatos de medición de calidad de nuestro país, para así no perder los esfuerzos que como institución hemos consolidado al tener, a la fecha, todos nuestros programas de doctorado y el 78% de nuestros programas de magíster (en su mayoría de oferta presencial) acreditados por la CNA”, detalla.

Respecto de eventuales campos de estudio emergentes tras esta pandemia, Browne opina que “los avances y nuevas propuestas tendrán que venir del diálogo entre diferentes áreas, facultades, centros, disciplinas y, por supuesto, investigadores”. De ahí que “nuestra Universidad ya está trabajando en nuevos programas de doctorado cuyo perfil descansa, por completo, en este esta idea con el fin de pensar, observar, analizar de la mejor manera posible los nuevos tiempos en que vivimos”.

Finalmente, otro desafío para el área, plantea el Director de Estudios de Postgrado de la UACh, es la consolidación de los mecanismos de internacionalización, con lo que ello implica: los trabajos en co-tutela, la doble graduación y la participación de estudiantes y académicos(as) en las más diversas redes a nivel global.

Fuente: Noticias UACh.

Comparte esta nota