Red G9

UACh: Proponen una innovadora cabina de toma de muestras para detectar el COVID-19 y proteger a profesionales de la salud

La Universidad Austral de Chile es uno de los líderes detrás de Respuesta Intersectorial Covid-19, un valioso esfuerzo de coordinación que hacen los distintos actores públicos de Valdivia para contener la pandemia.

cab1

A través de diversas iniciativas, la Universidad Austral de Chile ha intentado resolver un sinnúmero de necesidades urgentes en las áreas clínicas que eran difíciles de cubrir ante la actual crisis sanitaria. Fue así como nació RIC-19 (Respuesta Intersectorial Covid-19), agrupación espontánea de personas que se desempeñan entre la medicina, el diseño y la ingeniería y que se están preocupando de la respuesta que estamos dando como sociedad a la pandemia, siendo su principal objetivo el conectar las capacidades de los sectores público y privado con las necesidades del sector médico y de organización ciudadana en el contexto sanitario.

Así surge el proyecto de innovación Cabina para toma de muestras respiratorias, cuyo diseño fue realizado por académicos de la Escuela de Diseño de la UACh a partir de los requerimientos de profesionales de ingeniería y medicina de la casa de estudios, así como del Hospital Base de Valdivia y el Hospital de San José de la Mariquina.

Más que una cabina

Esta cabina, tal como explicó el Director de la Escuela de Diseño, Marcos García, es un aporte a la prevención del COVID-19. “La idea surgió de una profesional del área de la salud al ver las cabinas que se utilizan en Corea, donde realmente han logrado un mayor control del virus. En este contexto, decidimos trabajar en una cabina que pudiera ser lo más eficiente mejor posible. Lo que concluyó en un diseño que no solamente tiene las condiciones necesarias para tomar las muestras, sino que protege al personal del área de la salud y reduce el uso de elementos de protección personal, tan escasos actualmente”, explicó.

“Si bien existen muchas ideas de cabinas que se están diseñando, algunas con estructuras similares a las casetas telefónicas, la mayoría tiene la falencia que el sistema de sanitización es complejo y largo, lo que limita el ritmo de toma de muestras, aumentando la probabilidad de contagio al personal médico y entre pacientes. Es más, en estos momentos en los hospitales este procedimiento se realiza en un box y la sanitización que se realiza entre cada paciente dura casi una hora”.

Luego de días de trabajo interdisciplinario, se llegó a un modelo que es sanitizable en un corto tiempo, debido a que reduce lo máximo de espacios residuales donde pueda alojarse el virus. “Es una cabina de estructura continua, una pieza de acero inoxidable donde solo una pequeña parte es de acrílico o policarbonato. Las muestras ingresan desde el exterior al interior durante el proceso de toma de  muestra con un sistema de válvula que protege a los profesionales de la salud encargados de tomar las muestras”.

Otra ventaja es que fue pensada para ser instalada en el interior o exterior de los centros médicos en módulos únicos o asociados de dos o tres cabinas. “Trabajamos en el acoplamiento a puertas de acceso de los recintos, para que los profesionales del área de la salud puedan transitar con mayor seguridad. Lo que permitiría que los pacientes no ingresen al recinto hospitalario, impidiendo el contagio”.

Finalmente, Marcos García señaló que este diseño, al ser de una sola pieza, es fácilmente transportable, por lo que en un futuro permite su reutilización para otros procedimientos dentro o fuera de los centros de salud.

Lo que viene

El 29 de abril, Eileen Blackburn, médico jefe del Laboratorio Clínico del Hospital Base de Valdivia, presentó al Servicio de Salud de Los Ríos el proyecto. En la ocasión, el director del SSV, Víctor Hugo Jaramillo, destacó la iniciativa indicando que podría ser instalada en más de 20 lugares de la región. Sin embargo, destacó que para poder realmente lograr financiamiento se requiere un prototipo en escala real.

El prototipo se encuentra en proceso de fabricación gracias a la donación de la manufactura y materiales de la Maestranza MCM Ltda., que permitirá comprobar su funcionalidad y asociarla a un costo de fabricación preciso. Comenzará a construirse en los próximos días, por lo que a mediados de mayo ya estará disponible para ser probado.

Otra gran ventaja de esta cabina es que puede ser construida localmente. Así lo señaló el Dr. Ing. Jorge Maturana, uno de los líderes del proyecto. “Uno de nuestros objetivos es hacer un producto de la más alta calidad, concebido, diseñado y fabricado en nuestra región, y así demostrar que tenemos las competencias”. Al mismo tiempo destacó la importancia que tiene este desarrollo: “Hace ya algún tiempo que en la Facultad de Ingeniería nos fijamos el objetivo de generar innovación tecnológica interdisciplinar, y esta crisis nos ha dado la oportunidad de encontrarnos con muchas personas, tales como los colegas de la Escuela de Diseño, que comparten esta visión. Esta experiencia nos enseña que juntos podemos hacer grandes cosas en el futuro”.

Equipo

El equipo que conforma esta red está compuesto por:

  • La Universidad Austral de Chile, a través de la Escuela de Diseño (Facultad de Arquitectura y Artes) y los institutos de Informática y de Diseño y Métodos Industriales (Facultad de Ciencias de la Ingeniería).
  • Consultorio Externo Valdivia.
  • Hospital Base de Valdivia a través de sus unidades Servicio Laboratorio Clínico, Unidad de Infecciones Asociadas a la Atención en Salud (IAAS), Urgencias y Diálisis.
  • Corporación de Desarrollo Productivo Regional.
  • Hospital Santa Elisa de San José de la Mariquina, a través de la unidad de Dirección.

Fuente: Noticias UACh.

Comparte esta nota